domingo, 28 de agosto de 2011

Tu chip



Yo extraño una parte de vos (la que está en la foto, por ejemplo). O te extraño entero. Extraño una época, unos colores, unas luces, unos aromas quizás también, una zona. Un lugar y vos. A veces creo que te extraño más que otros días, o en realidad no te extraño en toda la semana y ese día en particular simplemente ocurre. A veces creo que vengo extrañándote desde hace un montón, que quizás nunca dejé de hacerlo. A veces pienso si inventé todo esto. Si esto es tan genial por vos, por lo que me transmitiste siempre, o si yo ví en vos todo ese montón de cosas, y además...las magnifiqué. Probablemente haya sido un poco y un poco. A veces pienso que nadie ve lo que yo veo en vos, y es tan hermoso. O mejor dicho, probablemente vean una parte, porque es lo que sos, pero no ven exactamente la completitud de todo lo que veo yo. No sé si exageré, quizás no sos tan hermoso. No sé si exageré, quizás inventé un poco. Quizás me fuí al carajo en realidad. El punto es que como dice una canción, No creo que nadie sienta lo que yo siento por vos ahora. Y eso se refiere a esto de ver, te perdiste de mis visualizaciones. O quizás, te diste cuenta de todo, de lo que tenía adentro, de mi forma de verte, de todo, quizás lo viste, y simplemente no te llamó la atención. No sé si algo hubiera cambiado las cosas, supongo que el chip insertado en tu cerebro es más fuerte aún. A veces pienso si fuí yo, si fuiste vos, o si fue un poco y un poco. A veces pienso si en realidad mi mente inventó algo tan hermoso que veo en vos y a tu alrededor. Y entonces si algo de esto está en lo correcto, entonces no te amo a vos, amo a mi mente.


2 comentarios:

  1. Cuando se ama siempre se ama exageradamente, tanto, que ese amor termina confundiendose con uno mismo...

    ResponderEliminar